¿Deberías desechar los días de descanso para siempre?

Días de descanso. Para el fanático del gimnasio, son la necesidad malvada que creías necesitar en tu programa. Mientras que otros se quejan de que necesitan más motivación para seguir con su programa de ejercicios, tú, por otro lado, te quejas de que necesitas motivación para descansar.

Hasta ahora, probablemente tomaste el día de descanso obligatorio de tu programa e incluso puedes haber agregado dos o tres siguiendo el consejo de algún “entrenador”, artículo de revista o simplemente porque así se establece en el programa que seguirás.

¿Pero podrías estar siendo engañado? ¿Podrían estar guiándote mal?

En realidad, sí. Repasemos algunos motivos por los que tal vez desees considerar abandonar esos malditos días de descanso y meterte en el gimnasio todos los días, como siempre lo habías soñado.

3 buenas razones para desechar los días de descanso

Quieres razones para no descansar, bueno aquí hay 3 buenas:

1 Te mantiene mentalmente en la zona

¿Alguna vez has tenido esos momentos en los que vuelves después de un día de descanso y simplemente no tienes ganas de ir al gimnasio? Todos hemos estado allí y apesta. Rompiste tu impulso y ahora necesitas volver a levantarlo.

Al entrenar siete días a la semana, incluso si algunos días son más ligeros y más cortos, puedes mantenerte en esa mentalidad de gimnasio. Para algunos, esto puede significar una gran diferencia entre el éxito y el fracaso.

Si eres del tipo que eventualmente deja que un día de descanso se convierta en dos y que estos se conviertan en una semana y luego que esa semana se convierta en un mes de vacaciones fuera del gimnasio, seguramente necesitarás entrenar todos los días.

Incluso si no eres de los que se cae del carro fácilmente, si ese día te reduce el apetito y mata tu impulso – dejarás resultados en la mesa por eso.

2 Mantiene el sistema nervioso central alerta

Otro gran beneficio del entrenamiento diario es que mantiene el sistema nervioso central (SNC) encendido. Este es otro punto que probablemente hayas experimentado antes. Cuando tomas ese descanso del gimnasio, vuelves y te sientes un poco letárgico al día siguiente. Es como si tu cerebro les ordenara a tus músculos que se contraigan y se tomen su tiempo para hacerlo.
Esto no es un buen augurio para golpear ese PR. Por lo general, se debe a que tu SNC se está volviendo un poco vago. Te perdiste un día de entrenamiento y entraste en modo de relajación. Ahora debes darle una patada en el trasero y hacer que vuelva a disparar.
Si no tomas ese día de descanso, omitirás todo este problema.

3 Alimenta tu fuego metabólico

Finalmente, la última razón para considerar abandonar esos días de descanso es porque el hecho de ir al gimnasio todos los días, aunque sea por unas pocas series, contribuirá en gran medida a avivar el fuego metabólico.

Si tu objetivo es la pérdida de grasa o deseas mantenerte delgado a largo plazo, tener una tasa metabólica en reposo más alta te ayudará seriamente. Mientras más energía quemes diariamente en reposo, más fácil será quemar grasa.

La investigación ha demostrado que después de que se haya realizado un programa de entrenamiento, la tasa metabólica en reposo medida la mañana después del entrenamiento es considerablemente más alta (alrededor del 9,4% según la investigación publicada en el Journal of Applied Physiology) que el valor inicial. Esto también puede mejorar la oxidación total de lípidos en el cuerpo, lo que lleva a resultados superiores de pérdida de peso.

Puedes aprovechar este beneficio siete días a la semana si entrenas a diario.

Entrenamientos descarrilados: Cómo hacer un entrenamiento de 7 días sabiamente

De acuerdo, espera. Antes de que abandones tu programa actual y decidas ir directamente los siete días a la semana en adelante, debes tener en cuenta que debes hacerlo con prudencia o terminarás sobreentrenado.

Todas esas cosas que dijeron acerca de que tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse y tu sistema nervioso central se está quemando… Sí… resulta que hay algo de verdad en eso. Sin preocupaciones. Puedes evitarlo si entrenas de una manera inteligente.

Esto es lo que debes hacer.

1 Corto y dulce

Primero, mantén esas sesiones cortas y dulces. ¿Sabías que los entrenamientos largos harán caer a tu sistema nervioso central más que los cortos, pero intensos? Así que haz algunos sets completos y luego vete del gimnasio. No hay necesidad de sentarse allí entrenando cada grupo muscular por una eternindad. Hazlo y necesitarás días para recuperación. Eso no es lo que buscamos aquí.
Haz algunos sets y haz que cuenten. Eso es lo que te está haciendo ganar.

2 Divide

Lo que también es cierto es que cada grupo muscular, cuando es entrenado con fuerza, necesita 48 horas para descansar y reconstruirse. No querrás entrenarlo antes o vas a pagar un precio, el precio de ningún progreso.

Así que divide tu cuerpo. Las divisiones de las partes del cuerpo a menudo no se recomiendan porque no son tan “beneficiosas”, pero olvídate de eso. Si estás en el gimnasio 7 días a la semana, tienes tiempo para entrenar cada músculo individualmente.

Claro, si solo entrenas un músculo determinado una vez cada 10 días, entonces sí, no será el mejor enfoque para los resultados. Pero si puedes golpear cada grupo muscular una vez cada cinco días, está muy bien.

3 Apóyate con suplementos

Debes saber que hay ciertos suplementos en el mercado que pueden acelerar tu tasa de recuperación, lo que reduce la necesidad de tomar esos días fuera del gimnasio. Beber BCAAs durante tu sesión de entrenamiento, por ejemplo, es una movida inteligente, tomar un polvo de proteína de suero de leche inmediatamente después del entrenamiento es otro que asegurará la reconstrucción rápida del tejido muscular y agregar algo como HGH-X2 a tu rutina te ayudará no solo a reducir tu tiempo de recuperación, sino también a perder grasa también.

Si bien los suplementos no mejorarán ni arruinarán tu progreso, definitivamente pueden ayudar a darte un impulso muy necesario a veces.

4 Ten en cuenta que la intensidad viene de muchas maneras

Finalmente, ten en cuenta que la intensidad viene de muchas maneras. Olvídate de la idea de que debes levantar un peso elevado para que sea un “buen” ejercicio. El entrenamiento de alta repetición puede ser tan devastador para tu cuerpo también.

¿No me crees?

La próxima vez que estés en el gimnasio, haz 6 series de 15 repeticiones de squats con 45 segundos de descanso de por medio. Mira si no estás gritando por mamá una vez que termines.
El entrenamiento de alta repetición y el entrenamiento de carga pesada dañan al cuerpo de diferentes maneras, por lo que, al alternar entre ellos, puedes evitar que tu sistema nervioso central colapse y te permita entrenar diariamente.

La variedad es la sal de la vida. ¡Úsala!

Repiensa sobre esos días de descanso. Puede que en realidad no sean tan importantes como alguna vez pensaste. Con el enfoque correcto, puedes ser capaz de alejarlos de ti y decirle hola a hacer lo que más amas. Cada Día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *